Son muchos los motivos para realizar cambio de colegio en los hijos, pero nunca deben obedecer a un capricho infantil, ni paternal. Tampoco se debe realizar de una forma brusca.

Cambio-de-escuela-en-ninos

Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; sobre ti fijaré mis ojos. Salmo 32:8.

En busca de la auténtica verdad, Dios promete hacernos entender y enseñar para cambiar y llevarnos al lugar donde él nos quiere ver. El cambio se ve muy a menudo, cambiar para bien, significa salir de lo vil, y entrar en lo recto.

También los niños en algunas ocasiones tienen que cambiar de colegio, por diferentes situaciones: mejoras en el nivel educativo, cambios de localidad, entre otras. Cambiar de escuela a un niño no es decisión fácil de tomar, aunque sea por motivos de movilidad geográfica. Y entre más grande sea el niño más complicada también es esta decisión.

En muchas ocasiones se hace necesario para la familia realizar cambio en el colegio de los niños. No obstante, a la hora de tomar tal decisión, los niños deben participar dando a conocer su opinión personal. También los padres deben colaborar haciéndoles ver las ventajas del nuevo centro y el por qué se hace necesario este cambio.

Son muchos los motivos para realizar cambio de colegio en los hijos, pero nunca deben obedecer a un capricho infantil, ni paternal. El cambio de colegio implica una separación de los amigos y profesores de nuestros hijos. Es difícil para ellos desprenderse de estas personas para luego comenzar otras amistades y relaciones personales. Además, significa una nueva adaptación a un centro desconocido y por tanto surgen inquietudes sobre cómo serán los profesores, las normas o los nuevos compañeros. Esto hay que concientizarlo y no tomarlo a la ligera.

El-cambio-de-escuela-en-ninos

En algunas ocasiones los hijos son los que piden el cambio. Por lo que hay que escucharlos y analizar a profundidad los motivos que llevan al niño a hacer tal petición. Una petición así por parte del niño significa que el niño lo está pasando mal, que está sufriendo y muchas veces por cosas que temen decirle a sus padres por miedo a su reacción. Por todos los factores psicológicos que puedan afectar al niño estos temas hay que prestarle mucho interés y nunca dejarlos pasar por alto como algo superfluo.

En otras ocasiones, aunque el niño no pida el cambio, si los padres ven que no está contento, que hay algún conflicto; o cuando los padres no están de acuerdo frecuentemente con las actuaciones del colegio y profesores, o cuando no reciben lo que esperaban. Es deber de los padres estar al tanto de todo.

En gran manera, los conflictos que pueden tener un niño en un colegio pueden ser de índole académico, bien porque no alcanza el nivel medio de su clase, bien porque lo supera y el centro no tiene los recursos suficiente para realizar las adaptaciones curriculares que esos alumnos necesitan. Los padres deben tener estar palpando la realidad a cada momento pues el niño puede sufrir aislamiento por parte de sus compañeros, o no tener amigos, entre otros problemas y el padre debe tener la sabiduría de tratar cada problema como este se merece. En estas cuestiones no hay una formula, pero cada padre la puede encontrar estando al tanto de la realidad que está viviendo su hijo en el colegio.