El noviazgo es la etapa previa al matrimonio, debe ser formal, claro, con respeto y amor. Debe darse por las razones correctas: las de fidelidad, respeto mutuo…

noviazgos-cortos-largos

El que halla esposa, halla el bien, y alcanza la benevolencia de Jehová. Proverbios 18:22.

 Aunque el noviazgo es una etapa previa al matrimonio, debe existir seguridad por parte de cada novio. Debe de tomarse en serio por la juventud. Su enfoque debe ser el matrimonio y no las relaciones sexuales prematrimoniales que son motivadas por las caricias profundas, los besos y toques sexuales. Es una etapa de prueba, de conocimiento mutuo y de confirmación del compromiso.

Se necesita madurez para enfrentar esta etapa, no solo por lo que implica el noviazgo en sí mismo, sino porque próximamente se enfrentarán al matrimonio. El noviazgo es la relación que antecede a la relación más íntima que pueda existir en el ser humano.

Los noviazgos muy largos.

Son aquellos que pasan más de tres años. Ocurre mayormente en los jóvenes que comienzan su noviazgo en la adolescencia. Este tipo de noviazgo es propenso a las relaciones sexuales, desavenencias, algunos problemas e incomprensiones. Dado a la corta edad, inmadurez, poca experiencia y desconocimiento de muchos temas.

La triste realidad de este tipo de noviazgo es que en el mayor de los casos no llegan al matrimonio y cuando llegan se deshacen prontamente. Justamente este tipo de noviazgo no es recomendable. Aunque no podemos asegurar de que en todos los casos suceda así; también es verdad que, debido a proyectos de vida, en ocasiones los noviazgos son alargados,y  a  estos el tiempo les ayuda a convertirse en noviazgos maduros, saludables, respetables, identificados con el amor.

Los noviazgos muy cortos.

Son aquellos que ya desde el primer día quieren casarse y no tardan más de uno, dos o tres meses cuando ya los novios consuman el matrimonio. Generalmente ocurre en personas más adultas; aunque en adolescentes también existe el deseo de hacerlo rápido, con la diferencia que no siempre llegan al matrimonio por diferentes razones.

También el apuro para casarse puede ser el deseo intenso de tener relaciones sexuales o por el hecho de haber llegado a este punto durante el corto noviazgo y quieren “salvar la situación”. Este tipo de noviazgo no es recomendable, denota apuros y satisfacciones prontas, muy poco dominio propio y basamentos muy débiles.

El tiempo muy corto de noviazgo podría disfrazar los verdaderos objetivos, compromisos y responsabilidades. Es probable que aún no hayan surgido algunos inconvenientes lo cuales les tomarán de sorpresa en el matrimonio.

Aun así, jóvenes han tenido resultados favorables de cortos noviazgos. Estos también se conocen a distancia, se evidencia madurez y compromiso mutuo, tanto como parejas, como con Dios.

El tiempo o duración acordada de noviazgo lo determina la calidad del mismo, el amor, el respeto y la madurez con que logren llegar y transitar en el. No obstante, nosotros recomendamos: “Amistad larga, noviazgo promedio y matrimonio eterno”.